Síntomas de un conector de ajuste del mecanismo de dirección defectuoso o defectuoso

El sistema de dirección de un vehículo consta de varios componentes que trabajan juntos para permitir que el vehículo gire a la izquierda o derecha de manera segura. Una de las partes del sistema de dirección que más se pasa por alto es el tapón de ajuste de la dirección, que se encuentra dentro de la carcasa de la dirección. Con el tiempo y con un uso extensivo dentro y fuera de la carretera, este ajustador se aflojará o romperá causando varios problemas, desde un volante suelto hasta un sistema de dirección completamente roto.

Para que funcione de manera eficiente, el sistema de dirección debe estar correctamente alineado y todas las conexiones deben estar firmemente conectadas entre sí. Este es el trabajo del tapón de ajuste del mecanismo de dirección. Cuando la dirección de «juego» se ajusta correctamente, la dirección se vuelve sensible, sólida y mejora el rendimiento general de su vehículo. Si el tope del mecanismo de dirección está suelto o roto, puede crear condiciones de conducción potencialmente peligrosas.

Hay varias señales de advertencia que cualquier conductor puede ver que le alertan de posibles problemas con el tapón de ajuste del mecanismo de dirección o componentes dentro del mecanismo de dirección que les permiten operar de manera efectiva. A continuación se muestran algunos signos que pueden indicar un ajustador de engranajes de dirección deficiente o defectuoso.

1. El volante se siente flojo

Aunque el volante está unido a la columna de dirección, un cono de ajuste de la dirección roto ubicado dentro de la carcasa de la dirección puede resultar en una condición del volante suelto. Esto se reconoce típicamente por el hecho de que el volante se puede mover físicamente hacia arriba y hacia abajo de la columna de dirección, de izquierda a derecha, o con un movimiento circular. El volante debe estar firmemente en la columna de dirección y nunca debe moverse. Si siente esta condición en el volante, comuníquese con un mecánico certificado lo antes posible para que puedan probar, diagnosticar y solucionar el problema de inmediato.

2. Fugas de líquido de dirección asistida

Aunque el tapón de ajuste de la dirección se encuentra dentro del mecanismo de dirección, las fugas de aceite de la dirección asistida pueden ser una señal de advertencia de un problema con este dispositivo de ajuste. Si el mecanismo de dirección está flojo, tiende a generar calor adicional dentro del mecanismo de dirección, lo que puede causar que los sellos y las juntas se desgasten prematuramente. Esto generalmente resulta en una fuga de líquido de la dirección asistida. De hecho, la mayoría de las fugas de líquido de la dirección asistida se deben a un tapón de ajuste del mecanismo de dirección defectuoso. El líquido de la dirección asistida se puede identificar fácilmente, ya que normalmente huele a quemado. Si nota líquido de dirección asistida en el piso debajo de su automóvil; Consulte a un mecánico certificado por ASE para solucionar esta condición antes de conducir demasiado.

3. El volante es difícil de girar

Si el tapón de ajuste de la dirección está defectuoso, también puede apretarse significativamente. Esto conducirá a una situación en el volante en la que será difícil girar o sentir que está luchando contra su entrada. Si nota que el volante es mucho más difícil de girar de lo normal, podría deberse a un regulador de dirección demasiado apretado. A veces, un mecánico puede simplemente ajustar el espacio del tapón de ajuste para corregir la configuración si se detecta con la suficiente antelación; Por eso es importante ponerse en contacto con un mecánico tan pronto como note este problema.

4. El volante tiembla al conducir

Eventualmente, si nota que el volante tiembla violentamente mientras reduce la velocidad, pero se calma mientras conduce por la autopista, también es un síntoma de un ajustador del mecanismo de dirección roto. Si el mecanismo de dirección está suelto, hará vibrar el eje de entrada de la dirección, la columna de dirección y, en última instancia, el volante a medida que el vehículo avanza. A veces, esta situación se resolverá por sí sola a medida que el vehículo acelera y en otras situaciones empeorará cuanto más rápido conduzca.

Cada vez que sacude el volante, generalmente se debe a componentes sueltos de su automóvil, desde la suspensión del vehículo hasta problemas con los neumáticos y, a veces, una pequeña pieza mecánica como el conector del ajustador del mecanismo de dirección. Si experimenta alguno de los signos de advertencia anteriores, comuníquese con un mecánico certificado por ASE local para que puedan diagnosticar correctamente el problema y solucionar lo que podría estar causando los problemas.

.

Deja un comentario