Síntomas de un interruptor de control de tracción defectuoso

El control de tracción ha pasado de ser una actualización de lujo a un producto estándar OEM estándar en los últimos años. El propósito de este sistema es ayudar al conductor a mantener el control de su vehículo cuando conduce en condiciones climáticas adversas o cuando hay una situación de maniobra rápida que requiere procedimientos de conducción de emergencia. Si hay un problema con este interruptor, el ABS y el sistema de control de tracción pueden volverse inútiles.

¿Qué es el interruptor de control de tracción?

El control de tracción es un sistema de control del vehículo que es una mejora del sistema de frenos antibloqueo (ABS). Este sistema evita la pérdida de adherencia entre los neumáticos y la carretera. El interruptor de control de tracción generalmente se encuentra en el tablero, el volante o la consola central. Cuando se presiona, envía una señal al sistema de frenos antibloqueo y monitorea la velocidad de la rueda y el efecto de frenado, y envía estos datos a la unidad de control del vehículo para ser procesados. El control de tracción se usa dos veces:

  • El conductor aplica los frenos: el TCS (interruptor de control de tracción) genera datos cuando los neumáticos arrancan a una velocidad más rápida que la del vehículo (conocido como deslizamiento positivo). Esto activa el sistema ABS. El ABS aplicará una presión gradual a las pinzas de freno para reducir la velocidad de rotación de los neumáticos para que coincida con la velocidad del vehículo. Esto asegura que los neumáticos mantengan la tracción con la carretera.
  • Reducción de la potencia del motor: en vehículos que utilizan cuerpos de aceleración electrónicos, la válvula de aceleración se cierra ligeramente para reducir la cantidad de aire que ingresa al motor. Al agregar menos aire al motor para el proceso de combustión, el motor genera menos energía. Esto reduce la cantidad de par que se aplica a las ruedas y, por lo tanto, reduce la velocidad de los neumáticos.

Ambos ayudan a reducir el riesgo de un accidente de vehículo al reducir automáticamente el riesgo de que las ruedas y los neumáticos se bloqueen en situaciones peligrosas. Si el interruptor de control de tracción funciona correctamente, el sistema puede funcionar según lo previsto durante la vida útil del vehículo. Sin embargo, si falla, experimentará algunos síntomas o señales de advertencia. A continuación, se muestran algunos de los síntomas más comunes de un interruptor de control de tracción defectuoso o dañado que deberían alentarlo a buscar ayuda de un mecánico certificado para la inspección, el servicio y el reemplazo si es necesario.

1. Compruebe que la luz del motor se enciende

El sistema de control de tracción actualiza constantemente el ECM con datos. Si este componente está defectuoso o dañado, generalmente activará un código de problema OBD-II que se almacena en el ECM y que activará la luz Check Engine Light. Si nota que esta luz o la luz de tracción se encienden cuando el sistema está activo, notifique a un mecánico local. Un mecánico certificado de ASE generalmente comienza el diagnóstico conectando su escáner digital y descargando los códigos de falla que se almacenan en el ECM. Una vez que haya encontrado la fuente correcta del código de error, tendrá un buen punto de partida para comenzar su rastreo.

2. El coche frena de forma irregular

El interruptor de control de tracción está diseñado para activar el ABS y el sensor de velocidad de las ruedas, que controla el vehículo en situaciones de conducción atípicas. Sin embargo, en situaciones severas y extremadamente raras, un interruptor de control de tracción defectuoso puede enviar información al ABS que causa un mal funcionamiento en este sistema. En algunos casos, esto significa que los frenos se aplican de manera diferente de lo que deberían (a veces de manera más agresiva, lo que puede hacer que los neumáticos se bloqueen y, a veces, no de manera lo suficientemente agresiva).

Si surge esta situación, debe dejar de conducir de inmediato y comunicarse con un mecánico certificado para investigar y solucionar el problema, ya que representa un peligro para la seguridad y podría resultar en un accidente de vehículo.

3. El interruptor de control de tracción no se presiona

La mayoría de las veces, el problema con el interruptor de control de tracción se atribuye a la función, lo que significa que no puede encenderlo ni apagarlo. Esto generalmente es causado por un interruptor de control de tracción que está atascado con objetos extraños o está roto y no se presiona. En este caso, el mecánico tendrá que reemplazar el interruptor de control de tracción, que es un proceso bastante sencillo.

Cada vez que experimente alguno de los síntomas anteriores, se recomienda que se comunique con un mecánico certificado por ASE local para que puedan realizar las reparaciones correctas que garantizarán que su sistema de control de tracción funcione sin problemas durante años.

.

Deja un comentario