Síntomas de una válvula de control de válvula variable defectuosa (VVT)

Desde principios hasta mediados de la década de 1960, los gigantes automovilísticos estadounidenses Chrysler, Ford y General Motors dominaban las calles y construían franjas en todo el país. Con cada automóvil nuevo producido, los «Tres Grandes» aprendieron más sobre el rendimiento del motor y cómo podían sacar toneladas de potencia de sus motores ajustando manualmente la holgura de las válvulas y la sincronización del encendido. Uno de los mayores avances fue el desarrollo de la sincronización variable de válvulas (VVT), un nuevo sistema que utilizaba tecnología electrónica avanzada (por el momento) para aplicar señales electrónicas variables del sistema de encendido a través de un solenoide de sincronización variable de válvulas. Hoy en día, se puede encontrar un sistema VVT en prácticamente todos los vehículos de producción vendidos en los Estados Unidos.

Cada fabricante de automóviles tiene su propio sistema VVT único, pero la mayoría se basa en una válvula de sincronización variable completamente funcional para controlar el flujo de aceite al sistema VVT cuando está activado. Este sistema generalmente se activa cuando hay una carga significativa en el motor. Algunos ejemplos de esto son cuando un vehículo lleva un peso adicional, conduce cuesta arriba o cuando la aceleración se acelera con el control del acelerador. Cuando se activa el solenoide VVT, se envía aceite para lubricar la cadena de distribución de la válvula variable y la unidad de transmisión. Si la válvula solenoide VVT ​​falla o se bloquea, la falta de lubricación adecuada puede hacer que la cadena de distribución y la transmisión se desgasten prematuramente o se rompan por completo.

Hay algunos otros problemas que pueden surgir si un solenoide VVT ​​se desgasta o se rompe, lo que puede llegar hasta una falla total del motor. Para reducir el potencial de estas situaciones graves que se enumeran a continuación, existen algunas señales de advertencia que pueden indicar un problema con el imán VVT. Aquí hay algunos síntomas de un solenoide VVT ​​desgastado o roto.

1. Compruebe que la luz del motor se enciende

Dado que los automóviles modernos ahora están controlados por una unidad de control del motor (ECU), casi todos los componentes individuales son monitoreados por la unidad de control. Cuando una pieza comienza a fallar, la ECU almacena un código de problema específico que le permite al mecánico que usa una herramienta de escaneo saber que existe un problema. Tan pronto como se genera el código, envía una advertencia de zona específica al conductor. La luz más común que se encuentra cuando falla una válvula solenoide VVT ​​es la luz de control del motor.

Dado que cada fabricante de automóviles usa códigos diferentes, es importante que el propietario de un automóvil se comunique con un mecánico certificado por ASE local para que revise el automóvil, descargue el código con la herramienta de diagnóstico correcta y determine la causa exacta del problema. De hecho, hay literalmente una docena de códigos de problemas de imanes VVT individuales para cada fabricante de automóviles. Una vez que el mecánico tiene esta información inicial, puede comenzar a resolver el problema específico.

2. El aceite del motor está sucio

Esto es más una causa que un síntoma. La válvula solenoide VVT ​​funciona mejor cuando el aceite del motor está limpio, libre de residuos o parte de su lubricidad o viscosidad. Cuando el aceite del motor se obstruye con materias extrañas, suciedad u otras materias extrañas, obstruye el paso del solenoide a la cadena y la transmisión de la VVT. Si no cambia el aceite del motor a tiempo, podría dañar la válvula solenoide VVT, la cadena VVT y la transmisión de engranajes.

Para evitar esto, asegúrese de que el aceite de su motor haya sido cambiado según lo recomendado por el fabricante del vehículo. Los niveles bajos de aceite también pueden causar problemas con la válvula solenoide VVT ​​y otros componentes del sistema de control.

3. Ralentí brusco del motor

Por lo general, el sistema VVT no se activa hasta que el motor está funcionando a una velocidad más alta o se introduce en situaciones de alta carga al conducir cuesta arriba. Sin embargo, si la válvula solenoide de la VVT no funciona correctamente, se puede introducir aceite de motor adicional en los engranajes de la VVT. Esto puede hacer que el motor funcione mal, especialmente la velocidad del motor, que fluctúe cuando se activa el sistema. Si no se comprueba rápidamente, los componentes adicionales del motor se pueden desgastar prematuramente. Si su motor está en ralentí, asegúrese de que un mecánico certificado lo revise lo antes posible.

4. Reducción del consumo de combustible

El propósito de la sincronización variable de válvulas es garantizar que las válvulas se abran y cierren en los momentos correctos para maximizar el rendimiento del motor y reducir el consumo de combustible. Si la válvula solenoide VVT ​​no funciona correctamente, todo el sistema puede verse comprometido, lo que puede provocar que las válvulas de entrada y salida se abran y cierren en el momento equivocado. Por lo general, esto conduce a una reducción drástica en el ahorro de combustible.

Si detecta alguno de los signos de advertencia anteriores de una válvula de sincronización variable defectuosa o defectuosa, comuníquese con un mecánico certificado por ASE local en Vermin Club. Pueden inspeccionar su vehículo, reemplazar la válvula de sincronización variable si es necesario y mantener su automóvil o camión en funcionamiento.

.

Deja un comentario